Roma 8 – Milán 4

La primera semifinal del torneo de F5 se llevó a cabo en el primer turno del martes. En la fría noche de Buenos Aires el Milán y la Roma estaban listos para disputar el pasaje a la final.

En el inicio del partido ninguno de los dos equipos quería arriesgarse demasiado y ambos se medían a la hora de atacar, para no quedar desprotegido en defensa. El que se animaba más con tiros de media distancia era el Milán, pero tenían la mira desviada y la buena defensa de la roma no le permitía acercarse más. Sin embargo, la ventaja llegó después de un córner de la mano de Abbeduto. El empate no tardó mucho en llegar y en menos de dos minutos, la Roma pasó al frente en el marcador tras una buena jugada del 9. En el arco del equipo bordo estaba José Jardon, que de a poco comenzaba a lucirse. El Milán empato el partido con un tremendo zapatazo de Muzza. Pero la Roma volvió a pasar al frente enseguida de penal y, dos minutos más tarde, estiró la ventaja antes del cierre del primer tiempo.

En los segundos 25 minutos, la obligación era toda del equipo rayado, ya que el empate tampoco le servía. El único resultado posible era la victoria para poder pensar en la final. El Milán fue con todo en busca del descuento, pero José estaba en su noche. No solo atajaba, sino que hacia jugar a sus compañeros. La Roma con mucho orden, se defendía muy bien y cada vez que podía lastimar al rival lo hacía. El Milán no estaba fino de cara al arco y se perdió muchos goles. Recién al final del partido pudo descontar, pero ya era demasiado tarde y el equipo de la capital Italiana se clasificó a una nueva final del torneo.

Franco Sganga