Brescia 6 – Palermo 9

El martes se volvieron a enfrentar Palermo y Brescia por la final de fútbol 5. Pareciera una figurita repetida porque ambos equipos fueron los protagonistas de la misma instancia en el mes anterior. Brescia buscaba revancha y Palermo quedar en la historia como el primer bicampeón del torneo.

El partido mas importante no permitía ningún error, al contrario ambos tenian que estar lo mas concentrado posible. El primero en dar el golpe fue el Brescia con un golazo de José Furiasse que definió cruzado. Palermo debía ir a buscar el empate, pero estaba impreciso en los pases. El equipo de blanco probaba de todas las distancias y estaba mas cerca del segundo. Sin embargo, su rival puso las cosas iguales de la mano de Ariel Vanhoute, quien tendría una noche soñada. Cinco minutos después, Palermo lo dio vuelta con un bombazo de Martín Gluch que la puso arriba, inatajable para el arquero. El Brescia empezó a carecer de ataques en sociedad y se le hacía difícil llegar. A pesar de eso lograron empatar. Aunque les duro poco, porque tras un tiro que reboto en un jugador blanco, Palermo volvió a pasar al frente antes del cierre del primer tiempo.

En el complemento, el vigente campeón amplió rápidamente la ventaja con otro gol de Martín Gluch, tras una gran jugada de Juan José Matti. El Brescia seguía sin encontrar la funcionalidad de los primeros minutos y comenzaba a impacientarse. Promediando los 10 minutos el partido entró en un ritmo digno de una final. Ambos se marcaban goles constantemente, pero nunca llegaron a acercarse a un gol de diferencia. Los arqueros también se encontraban en un gran nivel y respondían cuando se los necesitaba. Cuando parecía que el Brescia estaba fuera de partido volvía hacer un gol que lo mantenía nuevamente con esperanzas. Sin embargo, sobre el cierre del partido, Palermo volvió a estirar la ventaja a 3 y cerró el partido 9-6 para convertirse en el primer bicampeón del torneo de fútbol 5 del Club Italiano.

Felicitaciones a ambos equipos por el gran nivel mostrado a lo largo del año.

Franco Sganga